• Bookmark and Share

Se recomienda a las mujeres que consulten a su médico acerca de los beneficios de un régimen preventivo de aspirina

Última actualización el Martes, Julio 07, 2015

“Para las mujeres que tienen un alto riesgo de sufrir preeclampsia, la evidencia disponible indica que el efecto moderado de una baja dosis diaria de aspirina produce el importante beneficio de prevenir dicho trastorno y la consiguiente enfermedad.” 

Una revisión sistemática (ver systematic review) realizada por la Fuerza de Tareas del Servicio Preventivo de EE.UU. (U.S. Preventive Services Task Force, USPSTF) para la Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención de la Salud (Agency for Healthcare Research and Quality, AHRQ) publicada hoy en Annals of Internal Medicine determinó que una dosis baja de aspirina a partir del segundo semestre del embarazo podría prevenir situaciones negativas para la salud. Se observó que tomar una baja dosis de aspirina no producía efectos negativos en la madre o el feto, si bien la comprensión de los efectos a largo plazo todavía es limitada. La finalidad de la Fuerza de Tareas era analizar la evidencia de beneficios y daños que podría causar la aspirina en dosis bajas cuando se administra para prevenir la morbilidad y mortalidad por preeclampsia. 

Eleni Tsigas, Directora Ejecutiva de la Fundación de Preeclampsia, que es la organización nacional para defensa de las mujeres afectadas por trastornos hipertensivos vinculados al embarazo, respondió lo siguiente a esta recomendación: “La evidencia más fidedigna de la cual se dispone indica que las mujeres con mayor riesgo de sufrir preeclampsia deberían considerar tomar una baja dosis diaria de aspirina a finales del primer trimestre (13 semanas). Tomar aspirina no garantiza que se prevendrá la preeclampsia, pero es otra de las cosas que las mujeres pueden hacer en forma relativamente segura para reducir dicho riesgo.” 

En esta revisión se incluyeron estudios que contaban con muestras relativamente grandes, en los que se determinó que hubo reducciones absolutas del riesgo de hasta un 5% para preeclampsia, restricción de crecimiento intrauterino y partos prematuros. Es necesario comprender la diferencia entre riesgo absoluto y relativo (ver absolute versus relative risk) para entender estos efectos estadísticamente significativos aunque relativamente pequeños.

“Esto podría representar un efecto muy pequeño para todos, o más probablemente, un efecto mayor en una cantidad muy pequeña de mujeres” dijo el Dr. Thomas Easterling, Director de la Junta Médica Asesora de la Fundación. “Estos resultados subrayan la necesidad de realizar más investigación y de disponer de más fondos. La reducción de la tasa de preeclampsia del 2% al 5% que se observó en un grupo de 30,000 personas seleccionadas al azar no es en lo absoluto un resultado satisfactorio.”

En las más recientes pautas (ver guidelines) publicadas por el American College of Obstetricians and Gynecologists (Colegio de Obstetras y Ginecólogos de EE. UU.) también se recomienda la administración de una dosis baja de aspirina, pero la organización calificó la calidad de la evidencia como “moderada” y la recomendación como “limitada”? Eso significa que entre el médico y la paciente decidirán si es conveniente para ella un tomar regularmente una dosis baja de aspirina. Las pautas del Colegio de Obstetras y Ginecólogos recomiendan comenzar a tomar aspirina en el primer trimestre, en tanto que la USPSTF sugiere hacerlo en el segundo trimestre.

La misión de la AHRQ es mejorar la calidad, seguridad, eficiencia y eficacia de la atención de la salud de la población. El USPSTF es un panel independiente de expertos (que no son funcionarios del gobierno federal) cuyo interés es la prevención y la medicina basada en evidencias; está compuesto por prestadores de atención primaria (internistas, pediatras, médicos de cabecera, ginecólogos, obstetras, personal de enfermería y especialistas en salud del comportamiento). El USPSTF hace revisiones basadas en evidencia científica de una amplia gama de servicios clínicos para cuidado preventivo de la salud (exámenes de detección, psicoterapia y medicamentos preventivos) para luego preparar recomendaciones para médicos de cabecera y sistemas de atención médica. Dichas recomendaciones se publican bajo el título de "Recomendaciones".

Los doctores James Roberts y Baha Sibai, miembros de la Junta Médica Asesora (Medical Advisory Board) de la Fundación de Preeclampsia, estuvieron a cargo de la revisión del informe.

¿Cuáles son los riesgos?

Otros temas importantes incluidos en el informe son la evaluación de los posibles daños que el tratamiento con aspirina podría ocasionar a la madre o al feto, destacándose lo siguiente:

  • No se produjo mortalidad perinatal ni efectos negativos en el crecimiento o los aspectos cognitivos del bebé;
  • No hubo un efecto estadísticamente significativo sobre el riesgo de desprendimiento de placenta, hemorragia posparto o aborto espontáneo; 
  • No hubo diferencias en el desarrollo de los bebés, al menos hasta los 18 meses. 

No hay estudios de seguimiento de los bebés de mujeres con preeclampsia que tomaron aspirina luego de que los niños pasaron los 18 meses de edad.

“El efecto a largo plazo del uso de aspirina durante el embarazo en las mujeres que sufren preeclampsia es una de las cosas que estamos analizando en El Registro de Preeclampsia” dijo Tsigas acerca de los archivos de las pacientes de la Fundación para la Preeclampsia. “Queremos saber qué efectos se produjeron a largo plazo en los hijos de las mujeres que tomaron aspirina durante su embarazo. No se han publicado datos acerca de este tema.”

¿Cuáles son los beneficios, y para quiénes?

Los autores de USPSTF también llegaron a la conclusión de que prevenir la preeclampsia podría reducir la necesidad de intervención médica durante el embarazo y el parto. La prevención de los problemas de salud perinatal también podría reducir la incidencia del trastorno de estrés postraumático (PTSD, por su sigla en inglés) y la depresión posparto (PPD, por su sigla en inglés), dado que la preeclampsia está asociada con problemas psicosociales.

El segmento de población óptimo para esta intervención son las mujeres con alto riesgo de sufrir preeclampsia. Sin embargo, tal como se reconoce en la revisión, todavía se carece de los medios necesarios para evaluar el riesgo individual de sufrir esta afección y para identificar los subgrupos de madres que podrían beneficiarse de dicha intervención. En las recomendaciones del Colegio de Obstetras y Ginecólogos se define la “población de alto riesgo” de un modo más restringido: mujeres con preeclampsia en al menos un embarazo anterior o que ya tuvieron un parto prematuro, pero esta definición de alto riesgo no es la que se utiliza de forma universal. 

¿Qué puede hacer usted?

Las mujeres deberían analizar su riesgo individual de sufrir preeclampsia con un profesional de la salud que esté correctamente capacitado para evaluarlas. Es importante que dichos profesionales comprendan que las mujeres están dispuestas a hacer todo lo que esté a su alcance (en forma segura y eficaz) para evitar la preeclampsia.

Solicitamos también a los lectores que aporten sus comentarios acerca de las diversas recomendaciones en el sitio web de USPSTF (on the USPSTF Web site) hasta el 5 mayo de 2014. Dichos comentarios contribuirán a que las recomendaciones finales sean válidas, confiables y útiles para profesionales de la salud, pacientes y familiares.

Suscríbase a nuestra lista de correos. Respetamos su privacidad.