• Bookmark and Share

10 Mitos sobre la preeclampsia que son completamente engañosos

Última actualización el Lunes, Junio 06, 2016

Los mitos están en todas partes, y se les escuchan después de un parto complicado por preeclampsia - e incluso durante un embarazo complicado por ella. La gente puede pensar que esta información es útil, pero puede causar confusión. Los mitos persisten, ya que es la naturaleza humana para buscar el control sobre lo desconocido. Vamos a ver lo que podemos hacer para disiparlas:

1) El reposo en cama puede retrasar la aparición de la preeclampsia, o al menos hacer que su caso progrese más lentamente.

No; los ensayos no han mostrado una fuerte evidencia de beneficio. Pero el reposo en cama puede aumentar el riesgo de depresión, pérdida de masa ósea y coágulos de sangre. Siga los consejos de su médico para reducir la actividad, si usted ha sido diagnosticada, y pida una aclaración ya que el estricto reposo en cama puede hacer más daño que bien.

Según el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología, "Para las mujeres con hipertensión gestacional o preeclampsia y sin rasgos severos, se sugiere que el estricto reposo en cama *no* se prescriba."

2) Sólo las mujeres con sobrepeso padecen preeclampsia.

Eso significaría que las mujeres delgadas están a salvo de padecer preeclampsia, pero este no es el caso. Mujeres delgadas pueden padecer preeclampsia y síndrome HELLP también. Sin embargo, la obesidad y el aumento excesivo de peso durante el embarazo aumenta el riesgo de padecer preeclampsia.

3) La preeclampsia sólo ocurre en los primeros embarazos.

Sobre todo, no sólo. Si usted ha tenido preeclampsia, se considera que usted tiene un alto riesgo de padecerla nuevamente. A veces aparece por primera vez en un embarazo posterior, especialmente si usted ha desarrollado una enfermedad autoinmune entre embarazos. Todos los embarazos están en riesgo.

4) Si usted come bien, usted no conseguirá la preeclampsia.

No hay diferencia en las dietas de las mujeres que desarrollan preeclampsia y las mujeres que no lo hacen - lo cual tiene sentido, ya que la preeclampsia está relacionada con la implantación inicial de la placenta, y la dieta en el resto del embarazo no va a cambiar eso. Hasta ahora, los grandes ensayos de cambios en la dieta han encontrado que no hay ningún efecto sobre la tasa de preeclampsia. Comer sano durante el embarazo es muy importante para la salud de usted y su bebé, pero no hay evidencia de que afecta a esta condición compleja.

5) La preeclampsia es rara.

Digamos que "tan común como el cáncer de mama", incluso si usted nunca ha oído hablar de la preeclampsia. A nivel mundial, la preeclampsia afecta a uno de cada 12 embarazos (es decir, el 8%).

6) La preeclampsia sólo ocurre justo antes del término del embarazo.

La preeclampsia puede aparecer en cualquier momento a partir del segundo trimestre del embarazo hasta seis semanas después del parto. Sí, usted puede desarrollar preeclampsia después de haber tenido el bebé, así que llame a su médico acerca de ese implacable dolor de cabeza después del parto, o cualquier otro síntoma. Y sí, puede puede presenter síntomas de preeclampsia desde la semana 20 de gestación.

7) Las mujeres embarazadas no deben ser informadas sobre el riesgo de preeclampsia, ya que ello va aumentar sus niveles de estrés.

Las mujeres embarazadas merecen tener conocimiento de su situación y de los recursos relacionados con esta condición. El conocimiento es poder.

8) La preeclampsia no afecta al bebé.

Muchos bebés, especialmente los que no van a ser prematuros, pueden no sufrir ningún problema product de un embarazo preeclámptico. Sin embargo, la preeclampsia puede afectar el crecimiento del bebé, poner tensión adicional en el bebé durante el parto, o incluso hacer que el bebé muera. La madre puede sufrir un desprendimiento de placenta, donde la placenta se separa de la pared del útero antes de que nazca el bebé, poniendo la vida del bebé en peligro inmediato. Algunos bebés podrán necesitar que se adelante el parto y pueden estar en riesgo de tener un desarrollo pulmonar incomplete, así como problemas potenciales de salud a largo plazo.

9) Las náuseas y los vómitos son normales, incluso más tarde en el embarazo.

Esto puede ser una señal de enzimas hepáticas elevadas - un síntoma del síndrome de HELLP, una forma grave de la preeclampsia. Si experimenta náuseas o vómitos después de su primer trimestre de embarazo, debe informar de inmediato a su medico, usted puede necesitar un análisis de sangre para descartar la enfermedad.

10) Adelantar el parto es la cura para la preeclampsia.

Adelantar el parto comienza el proceso de curación, ya que elimina el problema principal: una placenta defectuosa. Dicho esto, usted puede empeorar en el posparto, debido a que la placenta se ha deshecho de proteínas químicas en su sistema y su cuerpo tiene que eliminarlas. Las mujeres pueden presentar convulsiones tan tarde como varias semanas después del parto, lo que puede ser potencialmente mortal. Estar atenta e informar a su medico sobre dolor de cabeza severo, alteraciones visuales y falta de aliento, después del parto, es importante para la seguridad actual y futura de las nuevas mamás.

VÍDEO DESTACADO

Faces of Preeclampsia

Publicaciones Destacadas

Recursos Adicionales

Preguntas Frecuentes

 

Suscríbase a nuestra lista de correos. Respetamos su privacidad.