Preeclampsia y HELLP

Post On Monday, April 18, 2016 By Sara

Preeclampsia y HELLP

Me quedé embarazada con 30 años, siempre he tenido una salud muy buena y me cuidé mucho antes y durante mi embarazo. Cuando me quedé embarazada pesaba 49 kilos. No tuve ninguna molestia en todo el embarazo, durante los cuatro primeros meses tan solo engordé un par de kilos. Del cuarto al quinto mes aumenté 4 kilos y mi dieta continuaba siendo la misma. Comenté con la matrona y los ginecólogos mi repentina subida de peso pero no le dieron importancia. Les dije que estaba comiendo muy poco, que bebía mucha agua, caminaba y hacia natación.

Pasaban los meses y yo veía que aumentaba mucho de peso a pesar de que mi dieta era la misma que había llevado siempre. Empecé a notar que se me hinchaban los pies y acudí de nuevo, me tomaron la presión arterial, que estaba al límite, y como no tenía proteína en la orina no le daban importancia.

Así estuve hasta la semana 32 que acudí de nuevo a urgencias porque tenía la tensión a 16. Comenzaron a darme pastillas pero la tensión continuaba alta. Yo continuaba bebiendo mucha agua y caminando mucho pensando que esto me ayudaría a bajar la tensión arterial. Una semana más tarde ya tenía proteína en la orina y me diagnosticaron preeclampsia.

En ese momento era una preeclampsia leve y tenía que ir todas las semanas a consulta. Dos semanas más tarde la preeclampsia había pasado a ser grave, así que me ingresaron en el hospital, me pincharon para madurar los pulmones del bebé y estuve en observación un par de días. En el momento que ingrese en el hospital no me dejaban andar, tenía que estar en reposo. En ningún momento desde que me apareció la tensión alta nadie me dijo que estuviera en reposo, al revés, decían que continuara bebiendo y que caminara.

Tras dos días en observación me provocaron el parto en la semana 34+4. Tras un día entero provocándome el parto decidieron hacerme una cesárea. Durante la cesárea mi tensión llego a 23 y me llevaron a la UCI y al bebé a neonatos por bajo peso (1,679 kilos)

Estuve 6 días en UCI y me diagnosticaron síndrome de HELLP.
En ningún momento, ni durante el embarazo ni después tuve ninguna molestia, ni nauseas, ni dolor. Lo único que noté es que perdí la visión de un ojo, que una vez que consiguieron bajar la tensión la recuperé.

Estuve 17 días en el hospital, 6 de ellos en UCI. Mi hijo estuvo 3 semanas en neonatos hasta que cogió peso, de salud el bebé estaba estupendamente.

He decidido contar mi historia para ayudar a otras personas, la preeclampsia y el HELLP no tienen por qué provocar dolores ni nauseas, así que si alguien ve que aumenta de peso, se hincha o que su tensión es algo más elevada que insista para que la revisen bien.

Si los profesionales sanitarios que me atendieron me hubieran dado más información acerca de lo que era la preeclampsia, podría haber evitado el síndrome de HELLP. En España no hay mucha información acerca de esto.

Ahora quiero ser madre de nuevo y estoy buscando algún especialista en Valencia que me trate. Mi bebé va a cumplir dos años en julio y los dos estamos perfectamente!

Views (6)

Write Comment


Featured Video

Story Spotlight

    I Can Tough it Out

    Our 28 year old daughter Sara was 7.5 months along with her 2nd child. Sara had one older daughter... Read More


Community Discussion

Trusted Partners

JOIN OUR MAILING LIST. We respect your privacy.