Visit our COVID-19 and Preeclampsia resource page. Click Here

Preeclampsia Posparto

El parto no es la cura para la preeclampsia.

In English

Last Updated on July 29, 2021


Preeclampsia Posparto: Las mamás siguen en riesgo después del parto 

La mayoría de las mujeres con preeclampsia darán a luz bebés sanos y se recuperarán por completo. Sin embargo, algunas mujeres experimentarán complicaciones, varias de las cuales pueden poner en peligro la vida. La condición de una mujer puede progresar rápidamente a preeclampsia grave, eclampsia, o síndrome HELLP. El parto, a veces después de un período de manejo expectante ("espera vigilante"), es una intervención necesaria. Una vez que haya dado a luz, la madre aún necesita recibir atención si tiene presión arterial alta y síntomas relacionados con la preeclampsia.

Es importante que saber "el parto no es la cura para la preeclampsia." Cualquier persona puede desarollar la preeclampsia después de dar a luz a su bebé. Es fundamental continuar con el control de la salud después del parto. Reconocer estas señales de advertencia puede salvarle la vida:

Postpartum Tearpad (Spanish) PNG.png (205 KB)
After Delivery Warning Signs graphic (Spanish).png (537 KB)

Preguntas frecuentes acerca de la preeclampsia posparto

¿Qué es la preeclampsia posparto?

La preeclampsia posparto es una afección grave relacionada con la presión arterial alta. Le puede ocurrir a cualquier persona que acaba de tener un bebé. Tiene casi las mismas características que la preeclampsia o la hipertensión durante el embarazo, y no afecta al bebé.

¿Cuáles son las causas de la preeclampsia posparto?

No existe una causa definitiva de la preeclampsia. El parto, en la mayoría de los casos, es un tratamiento desarrollado, no una cura. "Toma tiempo que el útero se desprenda del revestimiento después de dar a luz, por lo que este proceso puede ocurrir después de la dilatación que a veces se observa [preeclampsia posparto] después del parto," afirma James N. Martin, MD, ex-presidente del American College of Obstetricians and Gynecologists (Colegio estadounidense de obstetras y ginecólogos). Es posible que esta enfermedad comience durante el embarazo pero no presente signos o síntomas hasta que el bebé nace.

¿Cuándo ocurre la preeclampsia posparto?

Frecuentemente, la preeclampsia posparto ocurre dentro de los primeros siete días después del parto[i] aunque aún corre riesgo de padecer preeclampsia posparto hasta seis semanas después del parto.

¿Puede padecer preeclampsia posparto sin tener preeclampsia durante el embarazo?

Sí, de hecho, puede correr un mayor riesgo si no tuvo preeclampsia durante el embarazo.[ii]

¿Cuáles son los factores de riesgo asociados con la preeclampsia posparto?

Cualquier mujer, independientemente de su experiencia previa con problemas de presión arterial, peso, dieta o ejercicio, corre riesgo de padecer preeclampsia posparto.

¿Qué puedo hacer para prevenir o tratar la preeclampsia posparto?

Conozca los signos de la preeclampsia y preste atención a su cuerpo a fin de reconocerla con el primer signo. El diagnóstico temprano mediante el reconocimiento y la respuesta adecuada a los síntomas es la clave. El tratamiento inmediato salva vidas. La falta de sueño, la depresión puerperal, más atención al recién nacido y la falta de familiaridad con las experiencias puerperales normales contribuyen a que sea más fácil ignorar o no reconocer los indicadores de un problema. Los signos de advertencia detallados en la infografía que se muestra arriba son causas por las cuales preocuparse y buscar atención médica de forma inmediata si presenta alguna de ellas.

Presento síntomas. Llamé a mi proveedor de atención médica pero no he recibido noticias.

Confíe en sus instintos y SIEMPRE busque atención médica si no se siente bien o si siente que algo no está bien. Diríjase al Departamento de Trabajo de Parto y Parto o al Departamento de Emergencias e informe que ha dado a luz recientemente y notifique a su obstetra o partera sobre su decisión de buscar atención médica.

Fui a la sala de emergencias y me enviaron a casa, ahora me siento peor. ¿Qué debo hacer?

Si presenta signos de advertencia de preeclampsia posparto, regrese a la sala de emergencias, solicite que la atienda un obstetra e informe que ha dado a luz recientemente. Notifique a su proveedor de atención médica que presenta síntomas y que ha estado recientemente en el Departamento de Trabajo de Parto y Parto. Confíe en sus instintos, de ser posible lleve a un amigo o un ser querido para que abogue por usted.

Dependiendo de su hospital, puede informar directamente al Departamento de Trabajo de Parto y Parto (L&D) para agilizar los servicios. Si sabe que puede informar al L&D durante el período de posparto, diríjase directamente allí. No todos los hospitales pueden atender pacientes en su servicio de L&D después del nacimiento, debido a esto les sugerimos a todas las mujeres informar a la sala de emergencias.

¿Puedo amamantar si después del parto me enviaron a casa con medicamentos para la presión arterial alta?

Este es un aspecto importante, pero generalmente poco estudiado de la atención. A veces, uno puede encontrarse con fuertes opiniones acerca de que se puede cometer un error "al proteger al recién nacido" de la exposición a los medicamentos. Sin embargo, la mayoría de los medicamentos tiene un riesgo mínimo o ninguno para el recién nacido.

Con respecto a los medicamentos para la presión arterial, el riesgo para el bebé es probablemente pequeño. La exposición del bebé durante la lactancia es mucho menor que la exposición del feto durante el embarazo. Es importante que se tomen medicamentos para la presión arterial si son necesarios para el control eficaz de esta.

El período de posparto temprano (hasta el séptimo día después del parto) ocurre cuando las mujeres que padecen preeclampsia corren mayor riesgo. Gran parte de este riesgo se puede tratar con un control eficaz de la presión arterial.

¿Se prefieren ciertos medicamentos durante la lactancia? 

Por lo general, los medicamentos, y a menudo la combinación de estos, deben ser elegidos por su eficacia. Las elecciones que tomen los proveedores serán en gran medida impulsadas por su experiencia médica. Para la hipertensión grave, es posible que requiera de la combinación de medicamentos con diferentes mecanismos de acción: 1) betabloqueantes que disminuyen de manera eficaz la frecuencia cardíaca, 2) vasodilatadores que abren los vasos sanguíneos pequeños, y 3) diuréticos que ayudan a deshacerse del exceso de líquidos a través de la orina.

Medicamentos específicos[i]:

  • El atenelol tiene probablemente los datos más amplios en cuanto a la lactancia. La Administración de Alimentos y Medicamentos ordenó un estudio[ii] como modelo para la evaluación de medicamentos durante el embarazo. En resumen, se descubrió que la concentración de atenolol en la leche materna era más alta que en el suero materno, pero que el suministro de medicamento al feto era muy pequeño. Cuando se extrajo sangre de los bebés cuyas madres tomaban atenolol, no se detectó el medicamento. La frecuencia cardíaca de los bebés expuestos a través de la leche materna no era menor que la de los bebés no expuestos.
  • Se ha utilizado la nifedipina en el embarazo para reducir las contracciones sin efectos adversos aparentes en el feto. Se utiliza en algunas prácticas para aliviar los "espasmos en el pezón" en mujeres que amamantan.
  • Labetalol: Debido a los bajos niveles de labetalol en la leche materna, las cantidades ingeridas por el bebé son pequeñas y no se espera que causen ningún efecto adverso en los bebés amamantados durante todo el período. No se requieren precauciones especiales para la mayoría de los bebés.[iii]
  • La furosemida es un diurético que se utiliza para disminuir el volumen de sangre circulante. El tratamiento es especialmente importante en mujeres con enfermedades que ponen en riesgo la vida, como edema pulmonar, insuficiencia cardíaca e hipertensión muy grave. Se han planteado preocupaciones acerca de que la reducción en el volumen de sangre materna puede reducir el volumen de la leche materna. Esta preocupación se ve incrementada en los embarazos en los cuales el bebé nace de forma prematura y el amamantamiento es un desafío para establecer. En respuesta a estas preocupaciones, la furosemida se ha estudiado como un agente que suprime la lactancia, y no existe evidencia en la que se sugiera que suprime la producción de leche.
  • Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina son agentes que abren los vasos sanguíneos para reducir la presión. Tienen propiedades beneficiosas especiales para las mujeres con diabetes o enfermedades renales. Hay muchas opciones de estos inhibidores, pero los estudios han demostrado que el uso de enalapril durante la lactancia conlleva a niveles del medicamento en el bebé mucho menores a lo que sería terapéutico.

El tratamiento para la presión arterial alta durante la lactancia requiere del acuerdo entre la madre, el proveedor obstétrico y el pediatra. En general, la transferencia de medicamento es muy baja y los fármacos involucrados tienen un bajo potencial de toxicidad a niveles perjudiciales para el bebé. Es críticamente importante que la presión arterial de la madre sea controlada y que los beneficios de la lactancia temprana sean reconocidos y priorizados.

Esta lista se actualiza regularmente. Para más información sobre medicamentos específicos visite https://toxnet.nlm.nih.gov/newtoxnet/lactmed.htm Contacte a su proveedor si tiene alguna inquietud.

¿Debo seguir tomando sulfato de magnesio después de haber dado a luz a mi bebé? De ser así, ¿por cuánto tiempo?

Se comienza con el sulfato de magnesio antes del parto para reducir los riesgos de convulsiones maternas y eclampsia. La mayoría de los protocolos recomienda la continuación por 24 horas después del parto, cuando el riesgo de convulsiones aún es alto. En algunas circunstancias, como en el caso de un control incompleto de la presión arterial o un perfil clínico preocupante, el tratamiento puede exceder las 24 horas.

Recursos adicionales (los artículos están en inglés):

  • [i] Hipertensión en el embarazo: El manejo de la hipertensión arterial durante el embarazo. (2010). Pautas clínicas del National Institute for Health and Care Excellence (Instituto nacional de salud y cuidados de excelencia, NICE), 11.
  • [ii] Hebert, M. (2005). La farmacocinética y farmacodinámicas del Atenolol durante el embarazo y el puerperio. Journal of Clinical Pharmacology, 45: 25-33.
  • [iii] LactMed: Base de datos sobre los medicamentos y la lactancia (n.d.). Extraído de Toxnet: https://toxnet.nlm.nih.gov/newtoxnet/lactmed.htm
  • [i] Al-Safi, Z. e. (2011). Preeclampsia posparto tardía y eclampsia. ACOG, 1102-1107.
  • [ii] Bigelow, C. A. (2014). Factores de riesgo relacionados con un nuevo comienzo de preeclampsia posparto tardía en mujeres sin antecedentes de preeclampsia. AJOG.

Related Articles